Aprenda Cómo Resolver Problemas…

Aprenda Cómo Resolver Problemas…

Espero que esté teniendo un buen día.

En este boletín electrónico, quiero que usted mismo intente algo para que vea lo poderoso que es.

Sólo se trata de hacer una cosita diferente, la cual hará toda la diferencia del mundo.

Pero primero, déjeme hablarle sobre un ebrio cuya historia no es ajena a lo que le voy a decir.

Me refiero al ebrio que buscaba desesperadamente las llaves de su auto con la ayuda de las luces del estacionamiento, a altas horas de la noche.

Un transeúnte le preguntó qué buscaba. El ebrio le respondió: «Estoy buscando las llaves que perdí en ese callejón oscuro frente al estacionamiento».

Cuando el transeúnte le preguntó por qué estaba buscando allí, éste respondió: «¡Porque aquí hay más luz!»

A veces, no se trata del esfuerzo que ponemos en nuestra búsqueda, sino de la forma en que preguntamos, lo que hace toda la diferencia.

Algunas personas, cuando se enfrentan a obstáculos, hacen a los demás o a sí mismos preguntas con un tema recurrente… por ejemplo:

«¿Por qué cada vez que quiero…, me encuentro con este problema?»
«¿Por qué algunas personas son así?»
Y así por el estilo…

¿Se da cuenta del tema recurrente, ¿no?

El tema recurrente suele parecerse a esto:
«¿Por qué… (algo negativo)?»

Siempre buscamos la respuesta correcta.

Hacemos una pregunta, y pasamos una enorme cantidad de tiempo o incluso toda la vida buscando la respuesta.

Casi nunca ponemos en duda la pregunta en sí.

Suponemos que existen respuestas correctas e incorrectas, pero rara vez sospechamos que también existen preguntas correctas e incorrectas.

A lo largo de la historia, aquellos que realizaron grandes logros fueron quieren hicieron las preguntas correctas.

Hacer la pregunta correcta es mucho más importante que buscar la respuesta.

Entonces, cada vez que siga buscando en vano una respuesta a una pregunta, ¡ponga en duda la pregunta!

A veces, si cambia un poco la pregunta, puede encontrar la respuesta.

El cerebro humano es muy poderoso, pero la clave para desbloquear ese poder es hacer la «pregunta correcta».

No importa lo poderosa que sea una computadora, a menos que utilice la contraseña correcta, no podrá tener acceso a su gran poder.

¿Recuerda que en los últimos boletines le enseñamos cómo la reformulación de una pregunta podría cambiar la negatividad en positividad, de forma rápida y sencilla?

Su mente subconsciente conoce la respuesta a muchos de sus problemas, si no a todos.

Después de todo, ha estado recopilando y almacenando información durante toda la vida, ya sea usted consciente de ello o no.

Pero,

Para tener acceso a este enorme almacén de soluciones, es necesario emplear la pregunta correcta.

Si, haga «La Pregunta Correcta» y recibirá «La Respuesta».

Pero ¿CÓMO puede cambiar sus preguntas para obtener las respuestas?

Quiero que piense en ello por un tiempo… antes de que yo le diga cómo, en los próximos boletines.

Aprender cómo reformular sus preguntas puede ser una de las mejores cosas que puede ayudarle a cambiar su vida.

Le deseo mucha felicidad,

Dr. Eric